Avatar

Avatar

Me fui a ver la película de Avatar y me gustó tanto que cuando volví a casa me corté las piernas. Cogí una silla de ruedas y me fui al “Rayos UVA” de la esquina. Pedí una sesión de las baratas y me metí en la cama esa que parece una máquina de hacer sangüis. Y me dormí.

Soñé que era azul y vivía en un país que está lejos de aquí.
Pitufando entre las flores, me encontré con la Pitufina, que me llevó a su poblado. Papá Pitufo me miró de arriba abajo con actitud desafiante: no le daba buena espina. Me llamó “Pitufo Impostor”.
Por mucho que trabajaba para integrarme, no conseguía caer en gracia al resto de pitufos. Hasta que surgió la tragedia. El malvado Gárgamel atacó el poblado y tuvimos que salir corriendo.
Esta es la mía, pensé. Como tengo gato en casa y sé de qué van estos animales, demostré mi valor domando y doblegando al gato del malvado. Con esta acción me gané el respeto de los lugareños y me erigí en líder del cotarro.
Atacamos a Gárgamel y el gato le arañó por todas partes. Tanto que tuvo que huir despavoridamente.

Ahora soy el más popular del poblado y me paso el día pitufando con la Pitufina.

¡A la mierda las oposiciones y la propina de mi madre!
¡Que se queme mi cuerpo en los UVA que yo me quedo aquí pitufando!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s