Soleno

Soleno
-Lo que hemos hecho es recuperar una idea de nuestra época “New hippie”. Se llama “Soleno”.
– No sé. La “Ópera Rock” no tiene mucho  tirón hoy en día.
Soleno despierta.  No recuerda donde está. Amanece en Tradis, el planeta feliz. El planeta en el que cada uno está en su sitio. En el sito ideal. Hace mucho tiempo, los habitantes de Tradis desarrollaron una máquina denominada “El Oráculo”, capaz de analizar genéticamente a un recién nacido y determinar cuál sería el puesto, en la sociedad tradiana, para el que estaría mejor capacitado.
Los tradianos habían aprendido que uno es feliz cuando se dedica a hacer aquello que mejor hace. Que lo que te gusta lo haces bien, y lo que haces bien te gusta. De esta forma, Tradis había logrado la paz social.
– Soleno no es una ópera rock, es mucho más. Es una filosofía.
– ¿Me estás hablando de una idea de cuando tenías diecisiete años? ¿De cuando te hacías llamar “Slaker Wildson”? Ha llovido mucho desde entonces.
– No me arrepiento de nada de lo que hice.
– Pero ¿qué tienes? Un estrillo con tres acordes: SO-LE-NO, sol-re-do. Un ripio. Eso no es nada.
Pero curiosamente, por arte de la evolución, resultaba que el hijo de un carpintero salía geneticamente predipuesto para la carpintería. Y así con todos los oficios. Los trabajos pasaban de padres a hijos. La clase alta se perpetuaba y se las arregló para inutilizar El Oráculo y que nadie lo notara.

“La clase baja
es la que trabaja.
La clase alta
Es la que manda”
-No lo veo. Demasiado simple. Demasiado… ¿infantil? Demasiado tópico.
-¡Eso es! Tradis a sucumbido al tópico y está en plena decadencia. Y Soleno es el líder salvador.

Soleno nace en la clase alta y, por lo tanto, tiene su futuro asegurado. Un día, en su juventud, ve una revuelta de trabajadores y toma conciencia del problema. Se convierte en el cabecilla de la revolución.

– El chico de buena familia que se vuelve comunista. El mundo ya no cree en ese tipo de revoluciones. No desde la caída del Muro.
– ¡Haremos que vuelvan a creer! El mundo necesita nuevos héroes.
– Ponte la camisa. El próximo día trae más trabajada la música y la letra. Quizá le podamos dar una oportunidad. Y no te olvides de tomar la medicación.
– Gracias, doctor. Hasta el lunes. Le traeré Soleno terminado.
– Vale, y da recuerdos a tu nieta, de  mi parte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s