Procesado digital básico

DSC_7297Procesado digital básico
Este artículo está pensado para aquellos que desean iniciarse en el procesado digital de fotografías desde cero.
Hay mucha gente a la que le gusta la fotografía. Muchos de ellos se animan a agenciarse una cámara un poco buena. O al menos que permita más opciones que el típico modo automático. Muchos piensan que comprando una cámara se acaba el problema. Antiguamente, cuando la fotografía no era digital, sólo hacía falta la cámara, el carrete y ponerse a disparar. Hoy en día la cosa es más compleja: no necesitas carrete, pero a cambio es preciso tener a mano un ordenador. Un ordenador donde descargar las fotos y posiblemente procesarlas.

Más de uno ha pensado que con una mínima inversión en cámara lo tenía todo arreglado. Ni hablar. En más de una ocasión, el aprendiz de fotógrafo ha tenido que gastarse más dinero en renovar un ordenador incapaz de almacenar ni manejar la abultada cantidad de datos que se le venían encima.
No sólo eso, como ahora el carrete “no cuesta”; como podemos disparar a diestro y siniestro sin que se resienta el bolsillo, lo que ocurre es que acabamos el día con cientos, cuando no miles de fotografías en nuestra tarjeta.
Con tanta información, con tantos datos, con tantas imágenes, se impone ser ordenado para no perderse en ese maremagnum de píxeles y bits.
Lo más habitual es dejar (error) las fotos en la cámara (más bien en la tarjeta) esperando descargarlas más adelante (error, repito). Esto lleva a que la siguiente vez que vayamos a usar la cámara nos encontremos con la tarjeta llena (o casi) con las fotos del verano pasado, de la comunión de Paquito y del cumpleaños de la suegra. Y que no nos quede espacio más que para un par de disparos.
Si no tenemos una rutina eficaz de tratamiento de las fotos, es posible que las fotos del verano acaben (junto con las de la comunión de Paquito y el cumpleaños de la suegra) en algún rincón recóndito del disco duro. Y vete tú luego a buscar aquella foto tan buena que sacaste en la playa. Imposible, está tan perdida como el Arca de Indiana: entre millones de archivos todos con el mismo aspecto.
Y que no tengas, por cualquier motivo de Murphy, que formatear el ordenador para instalar un nuevo sistema o para asfixiar algún malvado virus.
Pero todo eso se soluciona con un poco de paciencia, limpieza, orden y método. Cada cual tiene su método o no tiene ninguno. O tiene un método cada vez, que es mucho peor. El mío no es ni bueno ni malo, pero puede servir de base al que cada uno quiera implementar.
Por darle un nombre le llamaremos “El método Cebolledo”.

El método Cebolledo
Yo soy un hombre del siglo XX, ¡qué le vamos a hacer! Yo he visto carretes, cámaras sin autofocus, objetivos de focal fija, tanques de revelado, negativos, ampliadoras y baños de paro. Yo… he visto cosas que vosotros no creeríais…
Y como soy del siglo XX, acomodo mi flujo de trabajo digital a semejanza del antiguo analógico. Es decir, los archivos de imagen los voy almacenando en carpetas, en el ordenador, con nombres como: “Carretes”, “Negativos” y “Álbumes”. Pero eso lo veremos después.
El flujo de trabajo lo divido en cuatro fases en las cuales se puede hacer uso de algún programa gratuito que permita cubrir todo el flujo de trabajo. Hay varios en internet, incluso con la cámara suele venir un programa del fabricante que permite hacer todo el trabajo (al menos el trabajo básico). Yo, en este caso usaré el programa gratuito “Picasa” de Google.
Fases del procesado digital:
1.- Importar
2.- Seleccionar
3.- Procesar
4.- Publicar
Vamos a abordar cada fase en profundidad.

Importar
El primer paso es volcar las fotos al ordenador. Yo utilizo un sistema de carpetas con cuatro compartimentos: Carretes, Negativos, Albumes y Web.
El volcado se hace automáticamente desde el Picasa pulsando el botón “Importar” cuando tengamos la cámara conectada al ordenador mediante cable USB. También podemos importar extrayendo la tarjeta de la cámara e introduciéndola en la ranura del lector de tarjetas, si nuestro ordenador dispone de ese tipo de lector.
En Picasa (como en la mayoría de programas) se puede configurar el modo de importar las fotos. Yo recomiendo crear una carpeta en “Mis Imágenes” y llamarla “Carretes”. Y selección esa carpeta como carpeta por defecto para la importación.
​Importar a: Carretes
En la opción “Título de la carpeta” recomiendo poner “Fecha” para que nos cree una subcarpeta con la fecha de la sesión. Si tuviéramos varias sesiones en la tarjeta, crearía una carpeta para cada fecha.
En la opción “Después de la copia” le diremos que no borre la tarjeta, por si las moscas. De todas formas, yo aconsejo formatear la tarjeta en cada nueva sesión, una vez que ya tenemos copiadas las fotos al ordenador.
Con estas indicaciones, Picasa copiará los archivos en su lugar correspondiente: una carpeta con la fecha de disparo dentro de la carpeta “Carretes” en “Mis Imágenes”.
Y aquí termina la fase de importación. Podemos tomarnos un descanso, un café con leche o lo que queramos: nuestras fotos están seguras en el ordenador. Las localizaremos rápidamente, sólo con saber la fecha en la que se sacaron.

Seleccionar
A la vuelta del café, con la mente despejada, ya nos podemos enfrentar a la segunda fase. La segunda fase es la de seleccionar. Vamos a seleccionar las mejores tomas y desacernos de las peores, de las que no valen.
Se pueden emplear dos criterios de selección: el de máximos o el de mínimos.
El criterio de máximos consiste en marcar (con una estrella) las mejores tomas: las mas enfocadas, las mejor encuadradas, los mejores gestos etc. En otros programas gratuitos se permite poner de una a 5 estrellas, seleccionando así hasta 5 niveles de calidad.
El criterio de mínimos consiste en borrar las defectuosas: las borrosas, las trepidadas, torcidas o faltas de interés. Es importante desarrollar una disciplina y eliminar cuanto antes las fotos carentes de nitidez y/o de interés. Con ello nos quitamos de encima un montón de archivos que lo único que hacen es estorbar. También recomiendo eliminar sin reparos todas aquellas en las que tengamos dudas, las que pensamos que podemos “arreglar” más tarde. Porque nunca tenemos tiempo de arreglar esas fotos defectuosas. Es preferible tirar más fotos en la sesión, aunque repitamos, que tirar sólo una y tener que arreglarla después.
Después de pasada la selección, nos quedaremos con las que estén marcadas con una estrella, borrando sin piedad todas las demás. La foto que no nos ha llamado la atención ni en la primera ni en la segunda pasada, está claro que no es una buena foto.
Si aún así nos quedamos con demasiadas fotos, podemos refinar la selección. Por ejemplo, de dos fotos buenas del mismo motivo y el mismo punto de vista, nos quedamos sólo con una.

Procesar
Aquí hablaremos del procesado básico. Sobre procesado digital se han escrito libros, se dan cursos, se pueden ver videos en la web, millones y millones. Es un campo casi sin límites. Se puede partir de una foto y acabar con una obra totalmente distinta. Hay un nuevo arte: el arte digital, que permite crear, diseñar, obtener imágenes increíbles. Pero ese no es el objetivo de este texto.
Hoy hablaremos del procesado básico. De los primeros pasos que debe dar el aficionado mucho antes de adentrarse en Photoshop, Gimp, HDRs y todo un universo digital.
El procesado básico que presento, se puede hacer prácticamente con cualquier programa de edición de fotografía, desde el más caro hasta cualquiera de los muchos gratuitos. Los tres ajustes que yo llamo los “clásicos-básicos”: enfoque, saturación y niveles.
Con estos tres obtendremos una mejora espectacular en nuestras fotos. Pero, tengan ustedes cuidado, que esto crea adicción. Y si no nos sujetamos, nos veremos abocados a pasarnos tardes y noches frente al ordenador procesando nuestras fotos. Por eso yo aconsejo usar estos ajustes con moderación. Si un ajuste no mejora nuestra foto, es mejor no aplicarlo. De hecho, muchas veces no necesitaremos aplicar ninguno (si llegamos a dominar la cámara adecuadamente).

Los dos enemigos del fotógrafo, que deterioran la nitidez de nuestras tomas, son el desenfoque y la trepidación. Para evitarlos tenemos que ajustar correctamente la cámara. La profundidad de campo evita el desenfoque; y una velocidad adecuada (o un trípode) evitarán el trepidado. Hablando de estos dos problemas, lo que no solucionemos en la cámara difícilmente lo solucionaremos en el ordenador.
Sin embargo, el propio sistema de captación de la cámara introduce una pérdida de nitidez que sí podemos compensar en procesado. Esto viene dado por la contaminación física entre pixeles adyacentes y por el efecto de la matriz Bayer para la separación de colores. No profundizaré más en el tema, para no aburrir.
Existen mil métodos en Photoshop para mejorar la nitidez, pero quizá el más usado es el de “máscara de desenfoque”.

Otra de las mejoras tradicionales es el incremento (controlado) de la saturación. Una fotografía con colores saturados es siempre más atractiva. De hecho, los fabricantes de película fotográfica pugnaban por ofrecer colores más saturados a sus clientes, siendo famosos los colores de Kodak Kodachrome y de Fuji Velvia. Ahora podemos ajustar la saturación en el ordenador, a nuestro gusto.

Por último hablamos del ajuste por niveles, que proporciona una mejora global a la imagen ajustando el histograma para expandirlo en toda la gama: desde el negro puro hasta el blanco nuclear.
El orden de procesado es justo el contrario, lo último es siempre el ajuste de nitidez o enfoque. Vamos a abordarlo haciendo referencia a las opciones de Picasa, pero se pueden realizar en cualquier otro programa una vez comprendido el procedimiento.

  • Ajuste de niveles. En la mayoría de los casos un ajuste automático es suficiente. En Picasa lo encontramos en la opción “Voy a tener suerte”. Lo que hace este ajuste es estirar el histograma para que se extienda hasta los extremos: negro y blanco puros. Al estirar el histograma lo que se consigue es un mayor contraste en toda la imagen.
  • Saturación. Como hemos visto, con los niveles ya notamos una buena mejoría. Para ajustar la saturación, usamos la opción “Saturación”. En otros programas, la cantidad de saturación que yo aplico es entorno al 20%. Un valor más alto de saturación puede producir resultados demasiado chillones, cuidado. Y, como siempre, si el ajuste no mejora la imagen, es mejor no aplicarlo.
  • Enfoque. El último paso, porque es el más destructivo, es el de la mejora de la nitidez o enfoque. En Picasa, la opción se llama “Mejorar nitidez”. También hay que usarla con cuidado, puesto que un exceso puede generar halos (una especie de aura al rededor de los objetos, que queda muy mal). En los programas que usan máscara de desenfoque, los parámetros que yo utilizo son: cantidad=80, radio=1, umbral=4.

Otros ajustes o mejoras que puede necesitar nuestra foto son los recortes, equilibrado del horizonte y eliminación de manchas o motas de polvo. Todos ellos deben llevarse a cabo antes de los tres básicos.
El orden correcto sería, pues:
1.- Equilibrado del horizonte
2.- Recorte
3.- Eliminación de motas de polvo y otros defectos (clonado)
4.- Niveles
5.- Saturación
6.- Nitidez
Aunque, como ya dijimos, puede que no se necesite aplicar todos los ajustes.

Una vez que tenemos la foto correctamente procesada es necesario guardarla en el disco duro. Yo recomiendo hacer una copia. Es decir, “salvar como…”, guardar el fichero procesado con otro nombre. O mejor, en otro sitio, en otra carpeta.
Como en mi caso, la mayor parte de las fotos las acabo publicando en internet, yo uso una carpeta llamada “Web”. Allí es donde dejo las fotos procesadas, y así no toco el archivo original (el que está en la carpeta de “Carretes” con la fecha de disparo.
Cuando acabo con el carrete, cuando tengo sólo las fotos seleccionadas y las he procesado a la carpeta “Web”, paso los originales a otra carpeta denominada “Negativos”. Esto es tan sencillo como mover la carpeta con la fecha adecuada, desde Carretes hasta Negativos.
Las fotos originales, que estaban en:
/mis imágenes/Carretes/2013-05-01
Pasan a estar en:
/mis imágenes/Negativos/2013-05-01
Y ahí se quedarán por si quiero volver a procesarlas otro día. Pero ¡ojo!, son los originales, y están sin procesar. Las fotos procesadas están en la carpeta Web.
Cuando las fotos no son para subir a la web, sino que se trata de un evento que quiero guardar aparte, después de procesarlas las guardo en una carpeta llamada “Albumes”. Dentro de la carpeta “Albumes” las organizo por el nombre del evento. Por ejemplo, las fotos de la comunión de Paquito irán a parar a la carpeta:
/mis imágenes/Albumes/Comunión de Paquito

Publicar
¿Cuál es el destino final de nuestras fotos? Si el destino es internet (en mi caso Flickr) basta con acceder a la carpeta “Web” y subir las fotos al sitio web elegido. En la carpeta “Web” nos queda una copia de lo que hemos publicado en la red. Cuando la carpeta se llena mucho se vuelve un poco pesado acceder a ella. Por eso yo, a final de año cambio de nombre a la carpeta y la llamo “Web 2012” (indicando que son las fotos que subí en 2012) y creo una nueva carpeta “Web” vacía y lista para albergar las fotos del siguiente año.
Si, por el contrario, las fotos son para imprimir o para pasárselas a los amigos, lo que hago es ir a la carpeta “Albumes” y buscar el evento. Por ejemplo “Comunión de Paquito”. Copio esa subcarpeta a un CD o a una memoria USB y la llevo a imprimir o al amigo interesado.
Todo en su sitio, todo organizado. Si necesito más copias, ya sé dónde acudir: al álbum correspondiente. Si el procesado de una foto no me agrada al cabo de un tiempo, voy a los “negativos” de la fecha en cuestión, y la proceso de nuevo.

Cada cierto tiempo, por si las moscas, yo hago una copia de seguridad de mi carpeta “Albumes” y de mi carpeta “Negativos”. Antes las copias las hacía en CD, y así tengo una colección de discos con los negativos de mis primeras fotos. Ahora lo copio todo a un disco duro externo. Esto me da confianza ya que tengo una segunda copia de mis fotos y, en caso de tener que formatear el ordenador, no perderé mi tesoro más preciado.

 

Anuncios

2 comentarios en “Procesado digital básico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s