El filtro polarizador, qué es y para qué sirve.

DSC_1097El filtro polarizador es un accesorio que, como casi todos los filtros, se monta delante del objetivo y filtra parte de la luz que incide sobre éste.

La mayor parte de los filtros polarizadores se usan enroscándose al objetivo. Por ello es importante conocer el diámetro de la rosca del objetivo al que vamos a aplicar el filtro. En mi caso, yo tengo un filtro de rosca de 52mm que puedo acoplar a mi objetivo del mismo calibre de rosca. A la hora de comprar un filtro, debemos solicitar el de la misma medida del objetivo. Ese dato lo vemos impreso en el propio objetivo junto al símbolo de “diámetro” que es algo asÍ: “ø”.

Una de las características de este filtro es que, una vez montado sobre el objetivo, permite girarlo para obtener el ángulo correcto de polarización. La idea es filtrar las ondas luminosas para dejar pasar sólo las que vibran en la misma dirección del filtro. En la práctica, lo que hacemos es encuadrar y a continuación girar el filtro hasta encontrar el punto deseado.

Normalmente la luz directa del sol vibra en todas las direcciones, o sea que el filtro no tendrá ningún efecto sobre el aspecto de la foto. sin embargo, esa misma luz al rebotar en ciertas superficies se “polariza”. Es decir, que ciertas superficies sólo reflejan las ondas que vibran en una dirección concreta. En esos casos es cuando el filtro polarizador nos permite seleccionar qué rayos filtrar y qué rayos dejar pasar.

Los casos en los que más se nota el uso del polarizador son: el cielo, el agua y los cristales.

El cielo

El filtro polarizador hace que obtengamos un cielo más azul, destacando mucho las nubes. Pero esa diferencia sólo se aprecia cuando apuntamos en una dirección del cielo que esté a 90 grados de la dirección del sol. O sea, si apuntamos en la dirección del sol ya sea en el mismo sentido o en sentido contrario, no observaremos diferencia. Sí la observaremos en la perpendicular. Vamos, que nos dé el sol de lado. A continuación muestro dos ejemplos.

DSC_1043 DSC_1042

Sin filtro y con filtro.

Agua

La superficie del agua refleja la luz incidente. Es un efecto que a menudo da mayor realce a nuestras fotos: cuando aprovechamos los reflejos. Precisamente esa luz reflejada tiene una fuerte polarización. Y eso lo podemos controlar con nuestro filtro, ya sea para realzar los reflejos o para eliminarlos y poder ver el fondo.

DSC_1075 DSC_1074

El filtro elimina la luz reflejada en el agua.

DSC_1059_01DSC_1060

Y permite ver el fondo.

Cristales

Lo mismo que pasa con el agua, pasa con cristales. Ventanas, escaparates, lunas, todo tipo de cristales son víctimas de la reflexión/refracción. Parte de la luz se refleja y parte se refracta. Con el filtro polarizador podemos elegir a qué parte damos más importancia. A veces queremos captar los reflejos, a veces queremos evitarlos.

 

DSC_1085DSC_1086

El reflejo se superpone sobre el fondo tapando el motivo principal y distrayendo.

DSC_1087DSC_1088

En manos del fotógrafo queda la elección de usar la ventana como espejo o como transparencia.

Conclusiones

Este filtro está indicado principalmente para la fotografía de paisaje. Así que lo más natural es asociarlo a un objetivo angular (el zoom corto que usualmente viene con la cámara). Y junto con el trípode nos permite mejorar la calidad de nuestros paisajes.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s