Reto 2015 diciembre 28. Doble exposición

En la época de las primeras cámaras de película había que estar atento y acordarse de pasar (rebobinar) el carrete para evitar exponer en el mismo fotograma. Las siguientes cámaras de obturador mecánico solucionaban el problema usando la palanca de paso de película para armar el muelle del obturador. O sea, que si no pasabas la película no se disparaba el obturador.

Mi padre me enseñó a pasar la película siempre nada más hacer la foto, para así tener la cámara dispuesta para el siguiente disparo.

Pero a veces era interesante jugar con esa posibilidad y exponer dos veces en el mismo fotograma, para así obtener resultados sorprendentes.

Hoy en día las cámaras digitales de media y alta gama permiten realizar ese truco de la doble exposición. En el resto de cámaras se puede conseguir utilizando el modo B (“bulb”), midiendo el tiempo manualmente y tapando el objetivo entre toma y toma.

Hay muchos efectos que se pueden conseguir con esta técnica. Desde añadir texturas a un retrato (por ejemplo, flores sobre la cara o el pelo de una chica), hasta hacer que la luna aparezca en lugares insólitos o imposibles.

Básicamente se trata de hacer una foto, cambiar el encuadre y si fuera necesario la exposición, y hacer otra foto encima. El truco está en dejar, en la primera foto, una zona suficientemente oscura para que en ella situemos el objeto de la segunda foto. Entremedias podemos variar, por ejemplo la longitud focal, y así obtener una luna agrandada (teleobjetivo) sobre un paisaje normal (angular).

DSC_0173

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s