Flash básico: conceptos.

DSC_4836El flash es una fuente de luz portátil que permite al fotógrafo iluminar cuando las condiciones ambientales no son suficientes. Se podría decir que el flash es un “sol de bolsillo”.
La propiedad principal del flash se mide mediante el “Número Guía” GN (Guide Number). El número guía nos da una idea de la potencia del flash. En número guía se mide en metros e indica la hipotética distancia a la que llegaría su luz a ISO 100 y con un diafragma de f/1. La fórmula es la siguiente:
         GN = distancia x diafragma

Si queremos calcular la distancia a la que poner al sujeto y disponemos de un flash de número guía igual a 12, a 100 ISO, y usando un diafragma de f/8…
        distancia = GN / diafragma = 12/8 = 1.5m
De esta forma, sabiendo el número guía del flash, se pueden calcular las distancias y los diafragmas necesarios para la correcta exposición.
El fabricante da el número guía para un ISO estándar de 100, pero suele publicar tablas de números guía para diferentes valores de sensibilidad ISO.
Como podemos ver, la exposición con flash depende tan solo de tres parámetros: ISO, diafragma y distancia. O sea, que el triángulo de la exposición para flash sustituye la velocidad del obturador por la distancia al sujeto.
En lugar de jugar con velocidad y apertura, jugaremos con distancia y apertura.
¿Por qué la velocidad no importa? 
Cuando usamos flash la velocidad del obturador no nos sirve para modificar la exposición. El hecho es que en modo automático, al usar flash, la cámara fija la velocidad en el valor fijo de sincronización con el flash. La velocidad de sincronización es la máxima a la que las cortinilla dejan abierto el fotograma completo.
Repasemos el funcionamiento del obturador de cortinilla. El sistema consta de dos cortinillas. La primera abre y deja exponer el fotograma. La segunda cierra. Si la velocidad seleccionada es, por ejemplo, de un segundo; el fotograma completo queda expuesto durante un segundo. Es decir, que desde que abre del todo la primera cortinilla hasta que empieza a cerrar la segunda, pasa un segundo. Y así para el resto de velocidades.
Pero hay un límite físico en el tiempo que tarda cada cortinilla en recorrer el fotograma. Para velocidades altas (rápidas), la segunda cortinilla no espera a que la primera abra del todo, de tal forma que una detrás de otra forman una “rendija” que recorre el fotograma haciendo que cada punto quede expuesto durante el tiempo fijado (por ejemplo 1/1000 segundo).
Todo eso es para entender que el flash se ha de disparar cuando el fotograma esté totalmente abierto, puesto que si la velocidad es tan rápida que se forma la rendija, el flash sólo iluminara esa porción del fotograma dejando el resto oscuro. Para conseguir que el flash (cuya velocidad de iluminación es muy superior a la del obturador) ilumine todo el fotograma, la velocidad del obturador debe ser la de “sincronización con el flash” (o más lenta). Es decir la  mayor velocidad a la que conseguimos tener el fotograma completo abierto.
Esa velocidad de sincronización depende de la cámara, pero suele ser de entre 1/60 a 1/250 de segundo.
El triángulo de la exposición con flash
Como ya hemos comentado, los tres vértices del triángulo son: ISO, diafragma y distancia. Como lo más normal es que mantengamos fija la sensibilidad ISO, jugaremos con diafragma y distancia (igual que sin flash jugamos con diafragma y velocidad). Recomiendo hacer la prueba con el flash integrado de la cámara, ajustes: flash en manual, a máxima potencia, cámara en modo A (Av) prioridad a la apertura y levantar el flash integrado. La cámara ajustará la velocidad (al activar el flash) a la de sincronización. Con esos parámetros haremos las pruebas, acercando o alejándonos del sujeto, abriendo y cerrando el diafragma.
Un flash integrado puede tener un número guía aproximado de 12 (metros), así que a ISO 100 la correspondencia con diferentes diafragmas es la siguiente:
  • f/1 = 12m
  • f/2 = 6m
  • f/4 = 3m
  • f/8 = 1,5m
  • f/16 = 0,75m

Ajustemos el diafragma a f/8 y situemos el sujeto a metro y medio de distancia y a fotografiar. Modificando el diafragma podremos cambiar consecuentemente la distancia.

El manual de la cámara también dará indicaciones del número guía para otros valores de sensibilidad ISO.

Algunas conclusiones
A la vista de lo aprendido hoy podemos sacar algunas conclusiones obvias. Por una parte que la distancia a la que llega la luz del flash es bastante reducida. Si pretendemos iluminar un edificio por la noche, lo tenemos difícil. Del mismo modo, los flashes que vemos en las gradas de los estadios, ahora sabemos que son inútiles para iluminar a los jugadores que se encuentran en el campo. Demasiado lejos.
Otra idea que tenemos que tener clara es que la luz se dispersa de forma esférica. Es como un globo inflándose. Eso significa que la luz pierde potencia con el cuadrado de la distancia. Es decir que si aumentamos la distancia de un metro a dos metros no tenemos la mitad de luz sino la cuarta parte; y si pasamos a tres metros tendremos la novena parte. La conclusión práctica es que la potencia baja muy rápidamente con la distancia. Si ponemos tres personas a tres distancias distintas tendremos la cercana blanca quemada, la intermedia bien expuesta y la alejada oscura negra.
Claro, si la primera está a un metro, y las otras a dos y tres metros, e iluminamos para la del centro, la cercana tendrá cuatro veces más luz y la lejana cuatro veces menos luz. O sea una diferencia de +2 / -2 diafragmas en sólo un metro de diferencia. Conclusión: si fotografías grupos con flash, procura que todos estén a la misma distancia.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s