Aqualopter. Capítulo 3: La Rueda Clarke

La rueda Clarke

Tardaron más de diez años en construir la rueda Clarke. Tras cuatro o cinco generaciones de estaciones espaciales internacionales orbitando la Tierra, por fin el Consorcio Mundial de Agencias Espaciales decidió iniciar el mayor proyecto de construcción extraterrestre hasta el momento. El proyecto Homero pretendía situar una súper estación espacial entre la Tierra y la Luna. Inspirada en la película “2001: Una Odisea Espacial” de Kubrik sobre guión del autor de ciencia ficción Arthur C. Clarke. De ahí el nombre popular de “Rueda Clarke”.

Tal como Clarke predijo, la estación se ubicó en uno de los puntos de Lagrange del sistema Tierra-Luna. Ese punto tiene la característica de equilibrar las fuerzas gravitatorias de Tierra y Luna, lo que le hace estable. La rueda gira para generar una fuerza centrífuga equiparable a una gravedad intermedia entre la de la Tierra y la de la Luna. Un lugar ideal de descanso para los viajeros Tierra-Luna y viceversa.

La Rueda no sólo servía como laboratorio espacial, sino como punto intermedio o de intercambio en los viajes a la Luna. Lo segundo tenía como objeto facilitar la creación de una base permanente en el satélite.

En comparación, Clarke II se construyó mucho más rápidamente. En menos de cuatro años la segunda rueda, que duplicaba en diámetro y triplicaba en densidad a su predecesora, ya estaba completamente operativa. En esta segunda macroestación fueron las agencias japonesa y china las que pusieron más de su parte: dinero y personal científico.  Y todo esto se lo tenemos que agradecer a la gente que trabajó en la “Generación de las Naves Espaciales”.

Los libros de historia cuentan como primera generación de naves espaciales la de las lanzaderas.  Posteriormente, los aviones-cohete, capaces de despegar de tierra, ponerse en órbita y volver a la superficie. Y por último la generación de naves espaciales que surgió del proyecto Spacelopter. Un proyecto en el que participó mi padre como uno de los ingenieros principales. A menudo nos contaba sus batallitas en los centros espaciales de Houston, Baikonur y Toulouse.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s