Aqualopter. Capítulo 8: La Planta Espacial

La Planta Espacial

El nombre científico era “Cicer arietinum Beta 4”, así lo aprendimos de niños en la escuela. La Planta Espacial, el vegetal más famoso del mundo.

Entre los muchos experimentos científicos que se realizaron en las estaciones espaciales destacaron los experimentos con plantas. El más famoso, el que se llevó a cabo en las condiciones más duras con diez especies escogidas. Se las sometió a todo tipo de pruebas, incluyendo radiación cósmica  y situaciones extremas de aire, agua, presión y gravedad. De las diez especies probadas sólo sobrevivió la número 7, Cicer arietinum.

De la especie 7 debido a la radiación recibida, surgieron varias mutaciones, que evolucionaron con distintas características. Por ejemplo, la Beta 3 era casi autosuficiente, generando en la fotosíntesis tanto oxigeno como el que consumía en la respiración normal. Sin embargo la Beta 5, que era una planta más pequeña pero con hojas más grandes, era capaz de generar más oxígeno del que necesitaba, en condiciones de gravedad cero y mínima humedad.

Los laboratorios patrocinadores emplearon la variedad Beta 5 para desarrollar el SuperLiquen, sustancia capaz de realizar la superfotosíntesis, que luego se emplearía en las pilas de Cicer-Liquen que sustituyeron a las bombonas de oxígeno, tanto en las actividades de submarinismo como en los trajes espaciales. Esas pilas sólo necesitaban un combustible orgánico y una fuente de luz para generar oxígeno de forma limpia y económica. Las pilas de Liquen (en cualquiera de sus versiones) influyeron decisivamente en el auge de los viajes espaciales. Las usadas en las naves y trajes espaciales recibían la luz directamente de la radiación solar, y por otro lado reciclaban los desperdicios orgánicos humanos (con todo ello generaban el oxígeno necesario para la respiración de los astronautas).

La variedad Beta 4, por su parte, se caracterizaba por su resistencia al entorno hostil y su capacidad reproductiva y expansiva. La plantación de la Estación Espacial 4 llegó a cubrir casi toda la estructura externa, de ahí que la llamaran la Estación Verde.

No sé como fue que se llevaron esquejes de la Beta 4 a la Tierra y, como era de esperar, proliferó de forma espectacular. Al principio las regalaban a los niños porque no necesitaban cuidados especiales y por los bonitos colores “espaciales” de sus flores. Pero aquello se convirtió prácticamente en una plaga. Algunos piensan que gracias a la Planta Espacial se pudo ralentizar el calentamiento global.

A día de hoy, la Tierra es un planeta muy diferente al de hace tan solo un siglo. La temperatura media ha subido, ya no hay nieve en las montañas sólo en la Antártida (en el reducido recinto donde se celebran los juegos olímpicos de invierno). Pero tampoco quedan desiertos, todos están colonizados por la famosa Planta Espacial. Prácticamente se ha erradicado el hambre en el planeta gracias al fruto de esa planta, con cuya harina se alimenta Africa entera, a partir de las plantaciones del Sahara.

Después de todo me resulta paradójico que la planta que salvó la Tierra no sea más que un garbanzo mutante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s