Aqualopter. Capítulo 12: Hipótesis 1

Chapuzón

12.-Hipótesis 1

Era la cuarta vez que me ingresaban. Siempre los mismos síntomas: mareo, vómitos, diarrea, intenso dolor de cabeza, malestar generalizado, fiebre y temblores. Y siempre el mismo resultado: veinticuatro horas en observación y los médicos no ven nada raro, salvo una ligera arritmia cardíaca, lo tengo todo “en su sitio”. Pero los episodios se repiten y las lagunas de memoria se multiplican.

Jorge cerró la puerta de la habitación del hospital con cierto sigilo. Aprovechando que estábamos solos, y que no vendría nadie en un buen rato.

  • Hay algo que quiero contarte -comenzó su exposición mirando de reojo hacia todas partes- tengo una hipótesis. Suponte que aquel estudio sobre los campos gravitatorios pulsantes fuera cierto. Eso es precisamente lo que estamos haciendo con los motores Lambda-4 en el hangar de pruebas.

El estudio era de un ingeniero alemán y pronosticaba la creación de un “agujero de gusano”, una alteración espacio-tiempo, al modificar bruscamente un campo gravitatorio. Nunca se había podido probar. Los motores gravitatorios de la línea Lambda no generaban un campo continuo, como en las líneas anteriores, sino que, para ahorrar energía, producían un campo variable que se modulaba en pulsos de frecuencia ajustable.

La hipótesis de Jorge era que, a determinada frecuencia, uno de nuestro motores podría generar un agujero de gusano. Y que eso fue precisamente lo que pasó el día de la explosión en la que me vi envuelto. Más aún, Jorge estaba convencido que todo eso tenía también que ver con la misteriosa desaparición de los monos.

  • Yo creo que los monos, cuando entraron en el laboratorio, se las arreglaron para arrancar el motor de pruebas. El sistema, de alguna manera, fue variando la frecuencia hasta que alcanzó el valor crítico. Se generó el agujero de gusano y los monos empezaron a entrar en él, uno tras otro.

Un “agujero de gusano” es una especie de pasadizo espacio-tiempo. Si entras por un extremo del agujero, saldrás en otro lugar y/o en otro tiempo. Es lo que permitiría, según algunos autores, viajar en el espacio a velocidades superiores a la de la luz. O, incluso viajar en el tiempo.

La teoría de Jorge era que el agujero no podía ser muy energético, así que la variación de espacio  y tiempo no podría ser muy grande. Suponía que el otro extremo del agujero sólo estaba unas centésimas de segundo más allá y que no había variación importante en el espacio.

Claro que, según esa teoría, el que entrara en el agujero saldría casi en el mismo sitio pero unos instantes más tarde.

  • Sí, pero “el mismo sitio” no es exactamente “el mismo sitio”. Piensa que la Tierra se mueve, el Sistema Solar se mueve e incluso la galaxia se está moviendo. Si te quedas en el mismo sitio, el universo se mueve y cuando vuelves, ya no es el mismo sitio.

En unas milésimas de segundo o millonésimas, no se puede saber con exactitud, la Tierra ha girado un cierto ángulo. Eso puede representar kilómetros, pero ¿cuántos? El cálculo de Jorge, basado en el consumo de energía medido, situaba el otro extremo del agujero a varios kilómetros al oeste del centro de investigación. Concretamente en la selva, cerca, muy cerca del aparcamiento donde había ocurrido mi desaparición.

La idea de Jorge es que los monos habían aparecido en la selva, los que hubieran sobrevivido, y que fueron precisamente los monos los que me habían atacado y, posiblemente secuestrado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s