El rey león

El rey león. 

Javierito estaba empezando a quedarse dormido. Repanchingado en el sofá, con el televisor encendido y los calcetines nuevos puestos, los de los domingos. Sus propios ronquidos le arrullaban, y la voz cansina del locutor recitando la rutina del león africano. Había puesto la casa patas arriba buscando el libro de familia. Qué rancio era todo aquello, “libro de familia” le sonaba a “certificado penales”, “partida de nacimiento” y “póliza de veinticinco”. El calor era tan sofocante que hasta el león del documental buscaba la sombra para tumbarse a echar la siesta. Mentalmente repasó todos los recovecos de la casa donde podría estar el libro de familia. Y le vino a la cabeza la historia del tío Fidel. Sigue leyendo

Anuncios

El partido

El partido.

Bienvenidos señores y señoras al partido del siglo. Sí, ya sabemos que todos los años hay uno o dos partidos del siglo, pero en este caso es distinto. ¿Cómo, de otra forma podríamos ver jugar en un mismo equipo a Cristiano y a Messi? (salvo en un partido benéfico, claro está). No, este es un partido oficial (y muy oficial, por cierto). Y tampoco es uno de esos videojuegos en los que el usuario confecciona su equipo con los jugadores que le apetezca. No, señoras y señores, hoy tenemos a Messi y a Ronaldo en carne y hueso luciendo la misma camiseta y tratando de marcar en la misma portería. Sigue leyendo

El incompetente

El incompetente. DSC_5818

Su nombre es Jaime y creo que he descubierto su secreto.

De niño era de esos que pasan desapercibidos, no destacaba en nada. Pasaba los cursos con normalidad, sin suspender pero sin brillantez.

Cuando estuvo en la universidad le dió por hacer deporte. Iba al gimnasio a diario. Debió ser ahí cuando empezó el cambio. Se empezó a emplear a fondo en todo lo que hacía. Sigue leyendo

Poemario

Poemario.

He oído
El maullido
Del gato de tu coche
Entre líneas de la noche

Amanece
Y el felino permanece
Panza arriba todavía
En los bajos del turismo

Ya es de día
La vida es una caricia
El siete es un eufemismo
Debajo de un cuatro latas

Me he metido en un buen lío
No resisto a la avaricia
De sacarle las tres patas

El caníbal

El Caníbal (relato)

El caníbal se dispuso a trabajar sobre el muslo aún caliente.
Levantó la piel lentamente, procurando no rasgarla.
Separo los músculos uno a uno.
Seccionó los tendones.
Accedió limpiamente al fémur.
De repente, una voz terrorífica le heló la sangre.
– ¡Pero Manolito! ¿Todavía no te has acabado el pollo?

El hombre invisible

El hombre invisible


¡Qué bonita es la adolescencia! Esa época de la vida en la que descubres el mundo y las amistades son para toda la vida. Aunque luego duren sólo unos meses. La mía, como la de casi todos, fue una adolescencia agridulce. Avergonzado por mi baja extracción social, procuraba unirme a grupos de chicos de nivel medio-alto. Económico y/o cultural. Eso me hacía sentir importante. Mis compañeros de pandilla eran unos auténticos intelectuales, voraces devoradores de cine de autor, música culta y literatura hispanoamericana. Y yo sacaba de la biblioteca novelas de Borges y Cortázar. Sigue leyendo

El peluquero ciego

El peluquero ciego

Los niños de diez años son inocentes. Y Pepito lo era mucho más, sobre todo en aquellos años en los que la humanidad era mucho más inocente que ahora. Pepito era inocente y bueno: responsable, obediente y listo.

A Pepito le gustaba ir a la peluquería de su abuelo. Una de esas peluquerías de caballeros antiguas, con solera. De las que hoy ya no queda ni el recuerdo.

Pepito se sentaba en la sala de espera mientras su abuelo acababa de atender a los clientes. Y se leía los tebeos que había sobre la mesa: de Roberto Alcázar y del Capitán Trueno. Le gustaban más los del Capitán Trueno, y los leía concentrado a pesar de que casi siempre eran los mismos. Se los sabía de memoria, pero los volvía a leer emocionado, como si fuera la primera vez. Sigue leyendo