Ella estaba en uno de esos días

Ella estaba en uno de esos días

Él sabía que ella estaba en uno de esos días. Por eso entró en el local despacio, no tenía prisa. Los pocos clientes que había se agrupaban delante del televisor, una pantalla de muchas pulgadas y marca coreana. A él no le interesaba el partido. Caminó tranquilo hasta la barra. No pudo evitar mirarla de reojo. Ella estaba al fondo, sola, radiante como siempre.  Sigue leyendo