Robados desde la cafetería

Un café, un pincho de tortilla y una ventana con vistas. ¿Qué más se puede pedir?