Feliz coincidencia

Feliz coincidencia 

  • ¡Cari! ¡No te vas a creer a quien me he encontrado en los toilets! ¡A Manolo! ¿No te acuerdas de Manolo? Sí, mi amigo del cole y de la uni. Que trabajamos juntos en Warrens. 

Claro que me acuerdo, ¿como no iba a acordarme de ese mentecato? Y menos de la lista de su mujer. ¡Qué me importa a mi que malcríen al bobo de su hijo!  Y ella, hace más de un año que no sé nada de ella. Ni ganas. Acabamos mal, por su culpa, claro. Se creía la reina de Saba. Por haberse casado con un ingeniero. ¿Y él? Menudo bobo, quiso tirarme los tejos, el «amigo de la infancia». El «colega», el «compi», el «amigo del alma». Menudo traidor. Menos mal que le destinaron a Alicante. Y que Pepe se cambió de empresa y les perdimos la pista. Sigue leyendo