Oklahoma

Oklahoma

Nunca me dijo su nombre real, se hacía llamar Oklahoma. Pensé para mí que era porque Alaska y Wyoming ya estaban cogidos. Tampoco supe dónde vivía ni me presentó a su familia. Nos veíamos siempre en la puerta de la biblioteca. Y caminábamos juntos un buen trecho hasta que nuestros caminos se separaban. Al principio no hablaba mucho. Era una chica pequeña, menuda. Con el pelo muy negro, igual de negro que sus labios, el maquillaje de sus ojos o el esmalte de sus uñas. Hablaba poco y nunca sonreía.

Sigue leyendo

Anuncios

El vecino ideal

El vecino ideal.

No tengo recuerdo del primer día que le vi. Debió ser en la escalera, cruzándonos en algún rellano: «pase usted, buenos días». Yo soy siempre muy despistado para esas cosas. Lo que sí recuerdo es el impacto que causó en Marga. «¿Has visto al nuevo vecino? Tiene buena pinta… Debe tener un buen puesto, siempre tan elegante… Es muy educado… Y además no hace nada de ruido ¿Te acuerdas de los anteriores? ¿Los que ponían la tele alta hasta las tantas?».

Quizá por eso empecé a mosquearme. Tan simpático, tan guapo, tan elegante… ¡aquí hay gato encerrado! Sigue leyendo