Asesinato en la planta cuarta

Asesinato en la planta cuarta

El inspector Santa estaba tomando su cafelito matutino en el bar de la plaza de las Cortes Leonesas cuando sonó el móvil. Un mensaje: posible asesinato en la planta cuarta de El Corte Inglés. Se acabó de un trago el descafeinado de máquina y dejó un euro con cincuenta sobre el mostrador. Llegó en siete minutos al lugar de los hechos. Faltaba hora y cuarto para la apertura del establecimiento. El teniente Martinez le puso al corriente. 

Sigue leyendo