Reto 2015 diciembre 14. La luna

La luna es otro de esos motivos que se repite en las galerías de todos los fotógrafos del mundo. Y es que ese satélite nos atrae de forma ineludible. Cuando está en fase de luna llena es la reina del  firmamento nocturno.

Exponer correctamente la luna no es tan fácil. Aunque casi siempre la fotografiamos de noche, la luna es una fuente de luz muy potente. Por ejemplo, para sacar la luna llena sin que nos quede quemada los ajustes aproximados son 1/125 f/11 ISO 200. Ya sabemos que si cambiamos el ISO, por ejemplo a ISO 100 tendremos que darle más exposición, por ejemplo f/8.

También hay que tener cuidado con el enfoque. Si usamos un teleobjetivo, para obtener una luna más grande, no basta con enfocar al infinito. Aunque la luna está lo suficientemente lejos como para considerar que quede enfocada en ese punto, lo que sucede es que los objetivos no están siempre correctamente calibrados. Y si giramos el anillo de enfoque hasta su tope, probablemente nos pasemos del punto exacto. Por eso es mejor usar el enfoque automático y una buena profundidad de campo.

Cuando usemos un teleobjetivo para fotografiar la luna tendremos que hacer uso también de trípode para evitar trepidaciones y obtener una mejor nitidez.

 

Luna lunera

La luna, ese satélite que nos tiene encandilados como al toro que abandona por las noches la manada. Capaz de activar la creatividad de los poetas y acelerar el pulso de los enamorados. Es, tal vez el elemento más espectacular del firmamento. Nos deleita a diario con sus fases cambiantes como un reloj. Todo fotógrafo desea plasmar la imagen de la luna en el cielo, pero no es tarea tan fácil como parece. Así que recientemente me he dedicado a practicar a la luz de la luna. Y éstos son los resultados y las informaciones que he obtenido. Sigue leyendo