Cebolledo ha muerto, (¡viva Cebolledo!)

Cebolledo ha muerto, (¡viva Cebolledo!).

Hacía tiempo que quería cargarme a ese mentecato. Pero planear un asesinato no es cosa baladí. Menos mal que tenemos Facebook. Sigue leyendo