Ajuste de blancos en procesado (Ladera Este)

Ajuste de blancos en procesado. Método de la Ladera Este

Para mí, la principal ventaja de disparar en formato RAW es la de poder ajustar el balance de blancos en el procesado.

Como ya hemos comentado en otros artículos, el formato RAW es un paso intermedio entre el conjunto de datos que sale del sensor y la imagen básica digital visible. Por eso, en el RAW todavía no se ha definido el balance de blancos. Sigue leyendo

Procesado minimalista

WB-1 copiaEl otro día vi un artículo en el que se daban algunos trucos para el procesado fotográfico de una forma minimalista. Y esto me dio pie a repasar mis ideas sobre procesado o, mejor dicho, ajuste mínimo de las fotografías en el ordenador.

Coincido con el autor del artículo mencionado en que el mayor logro de un fotógrafo es obtener directamente en la cámara la imagen que te habías propuesto en tu cabeza. Cuando la foto recién importada al ordenador te deja boquiabierto es cuando te sientes un fotógrafo de verdad. Pero eso no ocurre todos los días, y lo más normal es que la foto necesite unos ligeros ajustes para poder mostrarla al mundo en condiciones. Sigue leyendo

El trabajo fotográfico de la semana

Esta semana he “tirado de disco duro” en lugar de tirar de disparador. En las carpetas antiguas de fotos te encuentras de todo: desde pequeñas joyas hasta bodrios auténticos. Sobre todo lo segundo.

En esta ocasión me fijé más en los retratos olvidados. Algunos robados y otros de estudio, pero todos con un procesado(*) diferente, renovado.

(*) Cuando digo procesado me refiero a mi estilo de procesar. Los que me conocen saben que no soy usuario de Photoshop (ni ACR ni Lightroom ni nada). Mis negativos, algunos de ellos en JPG de cámara, los ajusto con el programa gratuito de Nikon. Antes era el ViewNX 2 y ahora el Capture NX-D. (Véase mi reciente artículo Nikon sustituye ViewNX 2 por ViewNX-i). Y los ajustes que hago se reducen a recortes, brillo, contraste y saturación. Nada de capas ni zonas ni clonados ni separaciones de frecuencias ni mandangas. Bueno, ese es mi estilo. 🙂