Reto 2015 julio 20. Sedas

A todos los principiantes nos gustan las sedas. Esas fotografías en las que el agua de una cascada se convierte en una espuma blanca y sedosa.

Las sedas de los riachuelos son las más fotogénicas y las mejores épocas para realizarlas son en otoño o primavera, cuando los ríos vienen con agua. Hacer sedas en verano es más difícil, pero no imposible.

En verano se pueden hacer sedas marinas, de olas convertidas en humareda. Algunas cascadas o saltos de agua en la montaña también pueden valer. Y en caso de necesidad hasta las fuentes de las plazas de nuestra ciudad.

El truco está en abrir el obturador durante un tiempo largo. Y largo significa desde unos pocos segundos hasta algunos minutos. Cuando el agua corre rápida, como en los ríos y cascadas, basta con unos segundos (2, 5, 10 segundos). Para las olas del mar, que son más lentas, necesitaremos más tiempo.

Accesorio obligatorio es el trípode, conveniente el disparador remoto y opcional el filtro ND (filtro de densidad neutra). Cerrar el diafragma mucho, para poder dar más tiempo de exposición.

El filtro ND hará como si se cerrara más el diafragma, pudiendo así prolongar más tiempo la exposición.

Y practicar y practicar y practicar, tened paciencia.

 

Anuncios